Translator

domingo, 31 de marzo de 2013

El retablo mayor de la Catedral Vieja, en Salamanca

La obra más conocida de la Catedral Vieja de Salamanca es el impresionante retablo mayor, realizado entre 1430 y 1450. Aunque tradicionalmente se ha venido atribuyendo a Nicolás Florentino, investigaciones contemporáneas reconocen, por lo menos, tres autores trabajando en las tablas que lo componen. Así, se cree que el encargo se realizaría al pintor italiano Daniel o Dello Delli, que vendría a Salamanca con sus hermanos Sansón y Nicolás Delli, este último conocido como Nicolás Florentino, que fue quien después contrató con el cabildo la realización del fresco del Juicio Final que culmina el retablo. En una obra de semejante envergadura, el taller venido de Italia forzosamente tuvo que contratar artistas locales, de ahí que también se aprecien otras manos.

01
Retablo mayor de la Catedral Vieja de Salamanca

El retablo se organiza mediante un estrecho bancal con efigies de profetas sobre el que se superponen once calles y cinco cuerpos que acogen cincuenta y tres tablas de pintura y una imagen del siglo XII de la Virgen de la Vega, patrona de la ciudad, procedente del desaparecido monasterio de Santa María de la Vega, según modelo bizantino, con figura inmóvil que muestra al Niño al fiel, y cubierta con bronce sobredorado con incrustaciones de esmaltes y piedras preciosas, una labor de talleres salmantinos que denota influencia de la Escuela de Limoges.

02
Templete con la Virgen de la Vega

03
Detalle de la labor de orfebrería de la Virgen (1)

En cuanto a las cincuenta y tres tablas, enmarcadas por molduras de talla dorada formando arcos de medio punto angrelados que en el cuerpo superior aparecen, a su vez, enmarcados por frontón, desarrollan uno de los ciclos iconográficos de la Salvación más completos del arte europeo, que empieza con la Vida de la Virgen, desde su nacimiento, continúa con la Infancia de Cristo y su Vida pública, y culmina con la Pasión y Glorificación de Cristo y la Virgen, con escenas ordenadas de abajo a arriba y de izquierda a derecha que van narrando todos los episodios con detalle.

04
Tablas superiores del retablo

Las pinturas son avanzadas para el momento artístico de la Corona de Castilla, con escenas tratadas de forma naturalista, contando los hechos con espontaneidad narrativa y riqueza descriptiva, alejadas del carácter dogmático y simbólico de los ciclos de Salvación de etapas anteriores. Muchas de ellas se desarrollan dentro de encuadres arquitectónicos con aire renaciente que proporcionan perspectiva y que no tienen nada que ver con las construcciones góticas que todavía se estaban desarrollando en la península, una obra que marca el final del Gótico Internacional en la Península y anticipa ciertos elementos del protorrenacimiento toscano del primer cuarto del siglo XV, que los hermanos Delli habrían asimilado en Florencia justo antes de su llegada a Salamanca.

05
De izquierda a derecha y de abajo a arriba, figuran: el Lavatorio de pies, la Oración en el Huerto de los Olivos, el Prendimiento y la Flagelación; y las Tres Marías ante el sepulcro vacío, Noli me tangere, el Encuentro camino de Emaus, la Incredulidad de Santo Tomás, la Ascensión

María, personaje fundamental del Catolicismo, paradójicamente, sólo tiene cinco apariciones en los textos canónicos: la Anunciación y la Visitación, mencionados en el Evangelio según San Lucas, cuando Jesús niño se pierde en el templo, en las Bodas de Caná y a los pies del Calvario, mencionados en el Evangelio según Juan.

Pero ya desde muy temprano las leyendas sobre su vida empezaron a circular a través de textos apócrifos, sobre todo el Protoevangelio de Santiago, el Evangelio del Pseudo Mateo o el Libro Armenio de la Infancia, después recogidos en el siglo XIII por Jacobo de la Vorágine para elaborar su Leyenda Dorada, la fuente de la que se toman las referencias para este ciclo iconográfico, que sería rigurosamente planificado por el cabildo catedralicio. En este sentido, se sabe que Nicolás Florentino tuvo que presentar unos dibujos sobre pergamino del Juicio Final y lo mismo cabe suponer que se haría con las escenas que iban a componer el retablo.

Dicha representación del Juicio Final cubre el casquete semiesférico del ábside y utiliza una iconografía que en vez de estar basada en los textos del Apocalipsis de San Juan, un Cristo Juez Todopoderoso, muestra el modelo introducido a fines del siglo XII, más propio de la sensibilidad gótica, inspirado en el Evangelio según San Mateo, más humano y paternal.

06
El Juicio Final

El Cristo del Apocalipsis es Cristo Dios, mientras que éste es Cristo Hombre, el denominado Varón de Dolores, que viene a juzgar a la humanidad porque ha muerto por ella, de ahí que aparezca semivestido, en este caso con paño de pureza, y señalándose las llagas de la Pasión.

07
Cristo Varón de Dolores, señalándose la herida del costado

Así, camina con la mano derecha haciendo un gesto entre la bendición y la amenaza y con la izquierda llama la atención sobre su herida del costado. Está rodeado de seis ángeles que portan los atributos de la Pasión, con la cruz, los clavos, el látigo, la columna…

A ambos lados aparecen, arrodillados y con las manos juntas en señal de súplica, la Virgen y San Juan Bautista en su papel de intercesores ante Cristo, una reminiscencia de la Déesis bizantina, pues lo lógico en occidente es que en estas escenas aparezcan la Virgen y San Juan Evangelista, tomados de la estructura del Calvario. Aun así, ninguno de estos personajes son mencionados en el Juicio Final de los textos canónicos del Apocalipsis o San Mateo, añadidos con posterioridad.

08
Cristo rodeado de los ángeles con los instrumentos de la pasión y con la Virgen y San Juan Bautista 

09
Detalle de San Juan Bautista en su papel de intercesor entre los hombres y Cristo, iconografía tomada de la Deesis bizantina

La escena se completa con la Resurrección de los muertos, que según el Apocalipsis, salen desnudos de sus tumbas para ser juzgados al escuchar a dos ángeles con trompetas que anuncian el Juicio Final. Cristo los va separando entre elegidos, hacia su derecha, vestidos de blanco, señalando que han recuperado su dignidad, y condenados, hacia su izquierda, que siguen desnudos y entre ellos se distingue algún un obispo y un papa, aludiendo a que nadie se libra del Juicio de Dios. Todos caminan amontonados hacia el Infierno, representado mediante un horripilante monstruo con la boca abierta en el que a su vez hay otros monstruos que enganchan con una especie de garfios a los pecadores para arrastrarlos hacia la condena.

10
Los condenados camino del Infierno

11
Detalle de los condenados, donde se distingue una figura femenina con corona agarrada por el cuello por un monstruo y otros dos personajes con mitra

Otros artículos de SALAMANCA en viajar con el arte:

Catedral Vieja
Convento de San Esteban
Iglesia del Convento de San Esteban
Iglesia del Real Colegio del Espíritu Santo, comúnmente conocida como “La Clerecía”
Real Colegio del Espíritu Santo (II). Universidad Pontificia

Otros RETABLOS:

Retablo mayor de la iglesia de Santa María de Arenys de Mar en Barcelona
Retablo mayor de la iglesia de Santa María de la Asunción de Gumiel de Izán en Burgos

Nota:

(1) http://www.slideshare.net/efeferna/1-catedral-vieja-salamanca

Fuentes:

FALCÓN, M., Salamanca artística y monumental ó Descripción de sus principales monumentos, Salamanca, 1867.
CASASECA, A. y ÁLVAREZ, J., Jardines, Sitios y Conjuntos Históricos de la Provincia de Salamanca. Diputación de Salamanca, 2002.
PANERA CUEVAS, F. J., “Algunos aspectos de la vida cotidiana en Florencia”. Vida cotidiana en la España medieval: actas del VI Curso de Cultura Medieval, celebrado en Aguilar de Campoo (Palencia) del 26 al 30 de septiembre de 1994, 1998, pp. 495-519.
http://www.urbipedia.org/index.php/Catedral_Vieja_de_Salamanca
http://www.catedralsalamanca.org/catedralviejaING.htm

3 comentarios:

Calamidad dijo...

Con razón no tuviste ojos para el claustro... Si te paras a mirar con detenimiento ese preciosísimo retablo, el cupo de belleza se llena al momento.

Gran entrada, Sira, como todas las que escribes (¿de dónde sacas tiempo?).

Un besazo.
Cal.

Sira Gadea dijo...

Muchas gracias Cal. No te creas que cubrí el cupo. Estoy preparando el "ataque" al claustro. Me dejé algunas cosas fantásticas, mira que lo lamento, pero es que el claustro es mucho claustro.
Un beso ¿para cuándo una nueva entrada tuya?

Calamidad dijo...

Te debo un email que, nada más termine de publicar el comentario, te voy a escribir en cero coma. ;-)

Estoy preparando un par de post (de estos míos que aburren a las vacas) desde hace unos cuatro meses. Al final he empezado a tirar del hilo y estoy sacando en uno de los casos mucha información y en el otro nada, ni el nombre del escultor.

Mientras tanto tiraré un poquitín de archivo fotográfico y me volcaré en paseos cementeriles.

Un beso, guapísima.