Santa María de la Asunción de Gumiel de Izán, en Burgos

La iglesia parroquial de Gumiel de Izán, muy cerca de Aranda de Duero, una de las más grandes de la diócesis, se ubica en la Plaza mayor, en la zona más elevada del pueblo, y desde el principio atrapa nuestra vista, imponente, sobre una escalinata que data del siglo XVIII que da acceso al atrio y que realza todavía más su espectacular fachada principal.

Iglesia de Santa María de la Asunción de Gumiel de Izán


Antaño la iglesia contaba con tres puertas: en el segundo tramo de la nave del Evangelio está la Puerta de San Nicolás, que abría al denominado Camposantillo, cementerio hasta mediados del siglo XIX; a los pies estaba la Puerta Honda, tapiada en 1745 aunque todavía conserve la portada gótica de arquivoltas sin decoración escultórica; y la de la fachada sur, la Puerta de Nuestra Señora de la Asunción, la principal, de comienzos del siglo XVII.

Puerta Honda, hoy tapiada, a los pies de la iglesia

Esta imponente fachada principal se levantó siguiendo las trazas de Pedro Díez Palacios y en colaboración con Francisco del Hornedal, quedando culminada en 1627.

Portada de Nuestra Señora de la Asunción

Con características entre renacentistas y barrocas, responde a la tipología de portada retablo, con tres cuerpos y tres calles, la central con las escenas en relieve y las laterales organizadas mediante columnas corintias y hornacinas, remate con frontón partido en el que figura la fecha de terminación y los nombres del mayordomo y del párroco, don Pedro de la Cal, junto a unas llaves y una tiara pontificia, quizá porque este último era comisario del Santo Oficio.

Detalle del remate con datos de la construcción

La calle central cuenta con portada adintelada sobre la que se superponen los relieves de la Asunción de Nuestra Señora, sostenida por ángeles, y la Coronación de la Virgen, con Dios Padre con los atributos de Creador, Dios Hijo con la Cruz como Redentor, y el Espíritu Santo como paloma como Santificador.

Detalle de la fachada con el relieve de la Asunción en primer término

La Coronación de la Virgen

Las hornacinas laterales, previstas para alojar esculturas de bulto, nunca fueron ocupadas, y la decoración escultórica se completa con los Cuatro Evangelistas a cada lado del vano de acceso y los relieves de la Fe, la Esperanza, la Caridad y la Justicia que recorren la parte superior del primer cuerpo.

Relieves de San Juan Evangelista y San Marcos, a la izquierda del vano de entrada

Aunque la fachada es del siglo XVII, la fábrica de la iglesia es tardogótica, a caballo entre los siglos XV y XVI y construida sobre otra de fines del XIII de la que sólo se conserva el robusto campanario a los pies, aunque su remate ya sea de ese segundo periodo constructivo, con balaustre, pináculos góticos y los escudos nobiliarios de los Mendoza, pues don Íñigo López de Mendoza, I marqués de Santillana, fue señor de Gumiel durante seis años, y de los Girón, pues don Pedro Girón, Gran Maestre de Calatrava, también lo fue, heredad que pasó a sus descendientes, los condes de Ureña y duques de Osuna.

Torre del siglo XIII a los pies de la iglesia. Los escudos de los Girón y los Mendoza flanquean el reloj

Puede que existiera un tercer escudo de los Castro, en referencia a don Diego de Sandoval, Adelantado Mayor de Castilla, primer conde de Castro, casado con doña Beatriz de Avellaneda, Señora de los dos Gumieles, y que habría desaparecido al colocarse el reloj en el siglo XVIII.

La iglesia presenta planta de tres naves y cuatro tramos con cubierta de crucería de terceletes con un trabajo más minucioso, con cruces en ligadura y escudos en las claves, en el tercer tramo central, que hace las veces de crucero.

Esquema de la planta de la iglesia de Santa María de Gumiel de lzán (1)

Detalle de la nave central, con cubierta de terceletes en primer término y la de cruces en ligadura que hace las veces de crucero a continuación

El último tramo está elevado sobre grada y se conforma como altar mayor, con un espectacular retablo, la joya de la iglesia, y que bien se merece un artículo aparte que puede consultarse en El retablo mayor de Santa María de la Asunción de Gumiel de Izán, en Burgos.

Detalle con la escena de la Coronación de la Virgen

En cuanto a los últimos tramos laterales de la iglesia, flanqueando el altar mayor, se encuentran los retablos gemelos de Santiago, en el lado de la Epístola, y San Pedro, en el del Evangelio, obras renacentistas atribuidas a Juan de Arteaga, discípulo de Juan de Juni. Por encima aparecen los escudos del obispado de Osma, de quien dependía la parroquia.

Retablo de Santiago en el testero de la Epístola

En origen, en ese testero de la Epístola se conformaba una capilla funeraria financiada a mediados del siglo XV por don Pedro de Gumiel y su esposa, doña Catalina Velázquez, de ahí que estuviera bajo la advocación de Santa Catalina, cuya imagen ocupa la parte alta del retablo de Santiago.

En cuanto al retablo de San Pedro, el que la escena superior muestre el Abrazo ante la Puerta Dorada se debe a que estuvo dedicado a Santa Ana. Además, la figura del santo, entronizado, tiene una adaptación algo forzada y se piensa que podría proceder de la ermita de San Pedro y San Andrés, desaparecida en 1820. De todos modos, los relieves laterales, sí hacen alusión a la vida del santo.

Retablo de San Pedro en el testero del Evangelio

Como ya se ha podido comprobar, la iglesia está plagada de obras de arte e incluso acoge el denominado Museo Gomellano, creado en la década de 1930 gracias a la iniciativa de don Miguel Abad y don Adrián Peñalba, ecónomo y coadjutor de la parroquia respectivamente, con algunas obras procedentes del desaparecido monasterio cisterciense de San Pedro de Gumiel de Izán y de otras iglesias bajo la jurisdicción de la zona, como Revilla, Rebeche, Torrubia, San Martín, Torrecilla, Quintanilla de los Caballeros o Tremello, varias de ellas muy interesantes y “viajeras”, presentes en distintas exposiciones.

La mayoría se encuentran en la sacristía, un ámbito dividido en dos salas que ocupa el ángulo noreste de la iglesia, al lado del presbiterio, y que en su día fue la capilla funeraria de la Purísima, fundada por los Meléndez de Gumiel.

Hasta 1975, en el centro de la primera sala se levantaba el sepulcro familiar, un túmulo renacentista de piedra de Hontoria y jaspe de Espejón del que sólo queda una referencia en el suelo, desmontado para dejar más despejada la capilla porque era en ella donde se celebraba el culto diario.

Aspecto del primer ámbito de la sacristía, con una lápida en el suelo que recuerda que fue la capilla funeraria de los Meléndez de Gumiel

Los dos retablos gemelos barrocos dedicados a San Esteban y a San Francisco de Asís estuvieron adosados a las primeras columnas de la nave central de la iglesia, retirados cuando ésta fue restaurada y limpiada en 1963 tras ser declarada monumento histórico-artístico y colocados en este emplazamiento pero sólo su parte central con las imágenes que les daban nombre, con varios de sus relieves dispersos por la capilla.

Entre dos arcosolios del testero norte de esta primera sala se ubica el denominado Cristo de la Salud, de comienzos del siglo XVII, relacionado con la escuela de Berruguete, que procedía del sepulcro de los Gamarra en la nave de la Epístola, trasladado cuando se levantó el altar de la Virgen de Fátima, hoy también desaparecido.

Dentro del arcosolio de la izquierda se encuentra el relieve de la Degollación del Bautista, parte del mencionado retablo de San Esteban. En cuanto al arcosolio de la izquierda, en la parte de arriba alberga el relieve de San Pedro Regalado elevado al cielo por unos ángeles, del retablo de San Francisco y debajo se encuentran cuatro tallas de bulto.

Otro punto de vista de la primera sala de la sacristía, con el Retablo de San Esteban, el Cristo de la Salud entre los dos arcosolios, los relieves de la Degollación del Bautista y San Pedro Regalado elevado al cielo por unos ángeles, procedentes de los mencionados retablos de San Esteban y San Francisco, y cuatro tallas de bulto

Se desconoce la procedencia del San Saturio, patrón de Soria, del siglo XVII, con un relicario incrustado en el pecho; a continuación se ubican una Purísima con el Niño, talla de comienzos del siglo XVI procedente del altar de esta capilla funeraria, que ya habíamos dicho que estaba bajo esa advocación, un obispo y un San Antonio de Padua con el Niño Jesús fechado en el siglo XVIII, también de procedencia desconocida.

Relieve de San Pedro Regalado elevado al cielo por unos ángeles y tallas de bulto de San Saturio, una Purísima con el Niño, un obispo y un San Antonio de Padua con el Niño Jesús

En la segunda sala se exponen otras interesantes obras. La Virgen del Tremello, de fines del siglo XII, procedente de la ermita del despoblado de San Martín de Tremello, es una de las piezas más viajeras del museo, que estuvo en 1973 en Madrid y Barcelona para la exposición Silos y su época y que incluso ha traspasado fronteras, en Las Edades del Hombre celebrada en Bruselas en 1996.

Aspecto general del segundo ámbito de la sacristía, con la Virgen de Tremello, dos tablas hispano-flamencas de fines del siglo XV, seguramente también de San Pedro, con santos emparejados y el Crucificado y el San Juan de Rebeche

Un Crucificado y un San Juan Evangelista, es lo que queda de un Calvario procedente de la ermita del Santo Cristo de Rebeche cuya Virgen fue robada en la década de 1990, antes de que se decidiera su traslado al museo. El delicado San Juan estuvo expuesto en Las Edades del Hombre en Valladolid en 1989, protagonista incluso de uno de los carteles anunciadores.

San Juan Evangelista del Calvario de Rebeche

Dos tablas hispano-flamencas de fines del siglo XV, seguramente también de San Pedro, representan, en series dobles, a los santos Pablo, Jerónimo, Esteban Protomártir y Blas, y Benito y Antonio de Padua, Juan Bautista y Pedro.

Tabla doble hispano-flamenca seguramente procedente de un retablo del desaparecido monasterio de San Pedro de Gumiel en la que se representan, emparejados, a los santos Pablo y Jerónimo y Esteban y Blas

Destaca, además, una cajonería de nogal con decoración plateresca de grutescos enmarcando Virtudes que algunos autores relacionan con Felipe Vigarny y que habitualmente no está a la vista del público, en una pequeña sala intermedia entre la sacristía y la iglesia y a la que pudimos acceder gracias a la amabilidad del párroco.

Detalle de la cajonería de nogal con decoración plateresca

De nuevo en las naves de la iglesia, el primer cuerpo de la torre, a los pies de la iglesia, se convirtió en coro, elevado sobre una escalera, cuando en el siglo XVIII se cegó la puerta gótica.

Nave central de cara a los pies de la iglesia, con el coro elevado sobre una escalera al fondo

Pero en el XVI, flanqueando la torre, ya se habían adosado, a ambos lados de la torre, la capilla del Rosario y la del Cristo de la Paciencia. La capilla del Rosario, de gótico tardío y con cubierta de crucería en cuyas claves aparecen David, Abraham, Moisés, Isaías y Daniel, está presidida por un retablo barroco de dos cuerpos con tallas, una Santísima Virgen subiendo a los Cielos y también llaman la atención cuatro pequeños relieves con la Circuncisión, la Huida a Egipto, la Adoración de los Pastores y la Epifanía.

Cubierta de crucería de la capilla del Rosario, con las figuras de David, Abraham, Moisés, Isaías y Daniel en las claves

Retablo de la capilla del Rosario

Relieve de la Epifanía del retablo de la capilla del Rosario

En esta capilla se exponen varias piezas del museo, como una pila bautismal románica proveniente de la desaparecida iglesia de Santa Marina de Revilla de Gumiel en el centro y varios capiteles románicos, unos de San Pedro de Gumiel y otros de ermitas desaparecidas, unos historiados y otros con decoración vegetal.

Varios capiteles románicos recogidos en San Pedro de Gumiel y otras iglesias desaparecidas, hoy en la capilla del Rosario

Entre los capiteles destacan uno con un San Miguel arcángel luchando contra el dragón, otro con dos leones cuyas largas colas aprisionan siete figuras humanas de las que sobresalen las cabezas, quizá en relación con los siete pecados capitales, y otro con fina talla vegetal, entre la que aparecen muchachos y aves fantásticas, apoyado sobre cuatro fustes cruzados, las tres piezas muy en relación con la escuela de Silos y seguramente procedentes de San Pedro, y que muy recientemente se han puesto en relación con el polémico claustro de Palamós, cuyas piezas parecen estar ligadas a la escuela de Silos y de Burgo de Osma y que algunos autores han apuntado que podrían proceder también del desaparecido monasterio de Gumiel.

Capitel con San Miguel Arcángel

Capitel con dos leones que atrapan a siete figuras enlazando sus colas, que terminan introduciendo en sus bocas

Capitel sobre cuatro fustes cruzados seguramente procedente del monasterio de San Pedro de Gumiel y que se pone en relación con la escuela de Silos y con el polémico claustro de Palamós

En la capilla del Cristo de la Paciencia destaca la talla de un crucificado del siglo XIII.

Cristo de la Paciencia

Desde esta capilla se accede al baptisterio, un ámbito semicircular con la pila bautismal en el centro, de fines del siglo XV, realizada en piedra de Espejón con forma de copa sobre pie cilíndrico y cuyas dimensiones nos hacen pensar en bautismo por inmersión. Está decorada con doce arcos trilobulados que acogen relieves de los doce Apóstoles.

Pila bautismal de la parroquia

Además, en las paredes se ubica una colección de relicarios, unos procedentes de la ermita de la Virgen del Río y otras del desaparecido San Pedro, con reliquias recopiladas en 1223 en la diócesis de Colonia y que llegaron al monasterio tras una misión diplomática del abad por orden de Fernando III el Santo para entrevistarse con el arzobispo Engelberto de esa diócesis, y que en su momento dieron gran fama al monasterio. Se piensa que se trasladaron a la iglesia de Santa María de Gumiel en 1810 por miedo a que fueran profanas por las tropas francesas en la invasión napoleónica.

Relicarios ubicados en el baptisterio

Al tiempo que se hizo el coro a los pies de la iglesia, desmontándose el que estaba en la nave, también se construyó la actual plataforma para el órgano, en el arco izquierdo del primer tramo de la nave central, aunque el instrumento está echado a perder y sin prácticamente posibilidades de restauración, faltándole muchas de sus piezas.

Coro y órgano

En el primer tramo de la nave del Evangelio se encuentra el Retablo de la Soledad, de estilo barroco, recientemente restaurado y en el que radica la Cofradía de la Esclavitud. Cuenta con una imagen de la Virgen de la Soledad, de ahí su denominación, un relieve superior con la Aparición de la Virgen a San Ildefonso y un destacado Cristo yacente, articulado, de la escuela castellana, dos figuras que procesionan el Viernes Santo.

Retablo de la Virgen de la Soledad

Detalle del Cristo yacente

A su lado, casi desapercibido, se encuentra parte del sarcófago de fray Diego Velázquez, cofundador de la Orden de Calatrava, retirado en el desaparecido monasterio de San Pedro y fallecido en 1196, sin que se conozca el destino de la tapa.

A continuación se encuentra al Altar de Santo Domingo de Guzmán, de estilo barroco y construido en 1726, santo de larga devoción en Gumiel, pues se dice que de niño vivió en la localidad, aprendiendo las primeras nociones de un tío suyo arcipreste. El retablo consta de dos cuerpos con una imagen de bulto del santo y un relieve con La entrega milagrosa del retrato de Santo Domingo en el convento de Soriano.

Retablo de Santo Domingo de Guzmán

En el tercer tramo de la nave del Evangelio se abre la capilla de San Miguel, con un retablo barroco del entallador Félix Fresno presidido por el arcángel matando al dragón y los escudos de los Girones, los Mendoza y los Osuna, señores de Gumiel de Izán.

Detalle del San Miguel Arcángel de la capilla de San Miguel

Quiero terminar dando las gracias a mi amiga Mª Antonia Sassot, magnífica cicerone, y a don Gabriel Moreno, el amable párroco de Santa María, que juntos hicieron posible una visita en la que pudimos admirar todos cada uno de sus recovecos de esta preciosa iglesia.

Otros artículos de BURGOS en Viajar con el Arte:

Retablo mayor de Santa María de la Asunción de Gumiel de Izán
Portada occidental de Santa María la Real de Aranda de Duero
Santa María la Real de Aranda de Duero
Cartuja de Miraflores
Vidrieras de la Cartuja de Miraflores
Retablo mayor de la Cartuja de Miraflores
Sepulcros reales de la Cartuja de Miraflores

Otras IGLESIAS:

San Esteban de Salamanca
"La Clerecía" de Salamanca
San Vicente de Ávila
San Maurizio de Milán
San Sebastiano de Venecia
San Giacomo da l’Orio de Venecia
San Francesco della Vigna de Venecia
Basílica dei Santi Giovanni e Paolo de Venecia
San Zaccaria de Venecia
San Ildefonso de Toledo
San Román de Toledo

Nota:

(1) ONTORIA OQUILLAS, P., “La iglesia de Santa María de Gumiel de Izan”. Boletín de la Institución Fernán González, 205, 1985, pp. 67-128.

Fuentes:

ONTORIA OQUILLAS, P., “Notas historico-artísticas del Museo de Gumiel de Hizan”. Boletín de la Institución Fernán González, 199, 1982, pp. 267-306.
ONTORIA OQUILLAS, P., “La iglesia de Santa María de Gumiel de Izan”. Boletín de la Institución Fernán González, 205, 1985, pp. 67-128.
PALACIOS, F., “Breve descripción de la iglesia de Santa María, de la Villa de Gumiel de lzán”. Boletín de la Institución Fernán González, 100, 1947), pp. 479-490.
http://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_parroquial_de_la_Asunci%C3%B3n_de_la_Virgen_Mar%C3%ADa_(Gumiel_de_Iz%C3%A1n)
http://www.gumieldeizan.com/mod.php?mod=userpage&menu=1103&page_id=32

Comentarios

Antonio Banus Pascual ha dicho que…
Preciosa presentacion. Enhorabuena
Sira Gadea ha dicho que…
Muchas gracias, Antonio. Es una iglesia muy "agradecida", la verdad. Impresiona de verdad.
Calamidad ha dicho que…
Guau. Siempre he querido desviarme en uno de esos cientos de viajes que he hecho por la A1 a Gumiel de Izán y nunca lo he hecho. Gracias a tus posts ahora mismo tengo la excusa más que perfecta. ¡Ma-dre-mí-a! O_O
Sira Gadea ha dicho que…
Pues sí que merece la pena, Cal, impresiona de verdad. En verano creo que tiene horario de visita todos los días pero en invierno está cerrada y sólo la abren para misa, pero yo creo que si has hablado antes con el párroco, podría enseñártela por dentro, que como ves, deja sin aliento. Un besazo.
Anónimo ha dicho que…
El órgano es impresionante y se puede y se debe restaurar.
Anónimo ha dicho que…
El órgano es impresionante. Se puede y se debe restaurar. Órganos en peor estado han sido restaurados con gran éxito, por ejemplo, el órgano de Villasandino en Burgos. Un saludo.
Sira Gadea ha dicho que…
Estimado anónimo. Ese también sería el deseo del párroco, poder restaurar un órgano histórico con el que sacar provecho de la extraordinaria acústica que tiene la iglesia. Él mismo fue el que nos informó de que había consultado a varios expertos y que parecía inviable porque faltaban demasiadas piezas, muchas de ellas esenciales. De todos modos, estoy segura de que estaría encantado de oír proposiciones al respecto. Si quiere ponerse en contacto con él yo le facilito el teléfono. Le daría una gran alegría si tuviera una solución o pudiera ponerle en contacto con quienes la tuvieran. Un cordial saludo.
pon ha dicho que…
Yo conozco y he trabajado para un restaurador de órganos que hace milagros. Se llama Luis Magaz.
Sira Gadea ha dicho que…
Se lo comentaré al párroco, pon. A ver qué me dice. ¡¡Muchas gracias!! Un abrazo.
pon ha dicho que…
http://luismagaz.blogspot.com.es/

Es un maestro. A ver si hay suerte y otro órgano se restaura y se toca, que es lo que tiene que hacer: vivir.
Sira Gadea ha dicho que…
Se lo paso sin falta. Sería una maravilla porque, además, la iglesia, destaca por su extraordinaria acústica.
Carlos Prieto ha dicho que…
Magnífico trabajo y documentación, Sira. He tenido ocasión de ver la iglesia pues cuando pasé por Hizán estaba cerrada. Mejor que en vivo.
Sira Gadea ha dicho que…
Muchas gracias, Carlos. Es una preciosidad y una gran sorpresa de iglesia que no te esperas. Con la boca abierta me quedé yo cuando llegué a la plaza y me encontré con ella.
A. Luis F. Prieto ha dicho que…
Realmente, tu blog es fabuloso y fruto de un gran trabajo. Qué maravillas nos das a conocer
Sira Gadea ha dicho que…
Muchas gracias, A. Luis. Espero que sigas disfrutando por mucho tiempo. Compartir mi pasión por el arte es un auténtico placer. Bienvenido a Viajar con el Arte y espero que hayas llegado para quedarte por mucho tiempo.
A. Luis F. Prieto ha dicho que…
No dudes que visitaré tu blog muy a menudo porque el arte es mi pasión. Te vuelvo a dar las gracias por darnos a conocer esas maravillosas obras
Pilar Rubio ha dicho que…
Me ha encantado Sira, fantástico trabajo. Muchas gracias
Sira Gadea ha dicho que…
Muchas gracias a ti, Pilar.
emilio ha dicho que…
Gracias Sira: soy un ferviente admirador de Gumiel. Mi suegra nació en este tranquilo pueblo hace cien años; lo hemos visitado en repetidas ocasiones y siempre hemos descubierto algo nuevo. El reportaje es espléndido y con una calidad de imagen y comentarios que han dejado sin habla. Gracias y enhorabuena. Desde hoy cuenta con un admirador más.
Sira Gadea ha dicho que…
Muchísimas gracias, Emilio, y bienvenido a este grupo de amantes del arte.
emilio ha dicho que…
Antes de haber leído este magnífico reportaje, acudía a Gumiel por contar con familia y nunca dejé de visitar la iglesia. Una vez conocida la calidad de su patrimonio y su antigüedad, Gumiel es como mi segunda casa.

j
Pedro R. ha dicho que…
Restauraremos el órgano; que no quepa duda de ello !!! Gumiel lo merece y su órgano es una obra de arte que no puede morir !!!!
x
Si disfrutas con este blog, puedes colaborar en su mantenimiento. Tú decides cuánto quieres donar.

Entradas populares