Translator

lunes, 6 de mayo de 2013

Monumentos fúnebres de la Epístola en la basilica dei Santi Giovanni e Paolo, en Venecia

La Basilica dei Santi Giovanni e Paolo, en el sestiere di Castello, uno de los edificios religiosos medievales más impresionantes de Venecia, que fue la iglesia de un inmenso complejo conventual de la orden benedictina fundado en la primera mitad del siglo XIII, se conoce, con todo merecimiento,  como el “Pantheon della Serenissima”, convertido desde su origen en lugar preferido de los dogi para sus enterramientos, con veinticinco de sus sepulturas, además de las de otros ilustres personajes estrechamente relacionados con la historia de la ciudad, y en el que, desde la segunda mitad del siglo XV, la Signoria decretó que se celebraran todos los solemnes funerales de los dogi.


La monumental basílica, con la fachada de la Scuola di San Marco a la izquierda, en medio del complejo entramado urbano veneciano (1)



Las sepulturas y monumentos fúnebres se reparten por la fachada, la contrafachada, las naves laterales, las capillas adosadas a la nave de la Epístola, los ábsides y el pavimento, colmatando todo el ámbito con ilustres mausoleos en honor a los difuntos y a mayor gloria de la ciudad, pues muchos de ellos conmemoran grandes episodios de su historia, compitiendo, en este sentido y en otros muchos, con Santa Maria Gloriosa dei Frari, el otro gran panteón veneciano.


Interior de la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo


En la propia fachada, a la izquierda de la portada, está la Tumba del doge Jacopo Tiepolo (1 en el plano), fundador del convento en acto de donación firmado en 1234, según reza la inscripción del propio sarcófago.


Tumba del doge Jacopo Tiepolo (2)


Una vez dentro, ahora nos vamos a ocupar de todos los monumentos funerarios del lado de la Epístola y de las sepulturas de la familia Mocenigo en la contrafachada, dejando los del Evangelio para otro paseo

En el centro de la mencionada contrafachada está Monumento a doge Alvise I Mocenigo y su esposa, Loredana Marcello (2 en el plano), iniciado en 1580 por Girolamo Grapiglia y concluido en 1646 por Francesco Contin.


Contrafachada de la basílica con las tumbas de la familia Mocenigo


Planta de la basílica publicada tomada de PAOLETTI, P., L’architettura e la scultura del Rinascimento a Venezia, Venezia, 1893. Las indicaciones son mías


Realizado en piedra de Istria, se organiza mediante dos cuerpos, con dos columnas estriadas corintias flanqueando la calle central y pilastras en las laterales. El cuerpo bajo cuenta con vano central con arco de medio punto con el escudo de armas de la familia y dos calles más a cada lado. Las más cercanas tienen vanos ciegos sobre los que figuran sendos relieves con una Audiencia del doge y el Doge orante, atribuidos a Girolamo Campagna, y las extremas cuentan con las esculturas de los santos Pedro y Jorge, que pertenecían al Monumento de Pietro Mocenigo.


Monumento del doge Alvise I Mocenigo y su esposa, Loredana Marcello


El cuerpo superior presenta un Redentor en nicho flanqueado por la Virgen y San Marcos en la calle central y las sepulturas yacentes del doge y su esposa a ambos lados.


A la izquierda está el Monumento al doge Pietro Mocenigo (3 en el plano), terminado en 1481 por Pietro Lombardo, que destaca porque se aparta de la tradición medievalizante mediante una estructura con tres calles que emula el arco de triunfo romano y muestra al difunto de pie, con armadura y triunfante, como capitán de la armada veneciana, flanqueado por dos ángeles que portan el bastón de mando y el escudo de armas de los Mocenigo, y en el mismo eje que el Salvador que corona el conjunto, sobre el ático con un relieve de las Tres Marías ante el sepulcro.


Monumento al doge Pietro Mocenigo


Ático con las Tres Marías ante el sepulcro y remate con el Salvador


El doge se yergue sobre sepulcro sostenido por tres guerreros que simbolizan las Tres Edades del hombre y en el que se representan, en relieve, las principales hazañas del difunto: la Entrada en Scutari y la Entrega de las llaves de Famagosta a Caterina Cornaro. En las calles laterales aparecen seis nichos con guerreros romanos haciendo la guardia de honor al general, y en el zócalo se representan trofeos de guerra y dos de los Trabajos de Hércules.


A la derecha se ubica el Monumento al doge Giovanni Mocenigo (4 en el plano), fallecido en 1485. Realizado en mármol de Carrara según trazas de Tullio Lombardo, fue terminado en la primera década del siglo XVI y muestra todos los principios del renacimiento, con proporciones y letras capitales que copian las del Arco de Tito en Roma.


Monumento al doge Giovanni Mocenigo


Se organiza mediante zócalo, cuerpo principal y ático. El zócalo está decorado con los relieves del Bautismo de Jesús y San Marcos bautizando a Aniano, su esposa y su hijo. El cuerpo principal tiene tres calles separadas por columnas compuestas. En la central se encuentra sarcófago con la representación de la ciudad conquistada de Polestine y el doge yacente ante un relieve con una Virgen con Niño, con el doge orante presentado por san Juan Bautista a un lado y San Teodoro con un ángel que sostiene la corona ducal al otro. En los laterales se ubican dos Virtudes. En cuanto al ático, muestra los escudos familiares.


Relieve del zócalo con San Marcos bautizando a Aniano, su esposa y su hijo

Bajo tres grandes lápidas en el suelo, además, están enterrados, otros miembros de la familia Mocenigo, como los dogi Alvise I, Alvise III Sebastiano y Alvise IV Giovanni.



Ya en la nave de la Epístola, a continuación de un altar renacentista, se ubica el Monumento a Marcantonio Brigadin (5 en el plano), héroe veneciano por excelencia, desollado vivo por los turcos en 1571 tras la captura de Famagosa, último bastión veneciano en la isla de Chipre, después de once meses de asedio. La estructura arquitectónica se atribuye a Vincenzo Scamozzi, el busto fue realizado por un discípulo de Alessandro Vittoria y la pintura, que representa el martirio del héroe, unos se la atribuyen Giuseppe Alabardi y otros a Fra Cosimo Piazza.


Monumento a Marcantonio Brigadin


En el famoso Políptico de San Vicente Ferrer se conservan los restos del beato Tommaso Caffarrini (6 en el plano), confesor y biógrafo de Santa Catalina de Siena.


Políptico de San Vicente Ferrer, bajo cuyo altar se conservan los restos del beato Tommaso Caffarrini


Bajo el altar de la cappella dei Nome di Gesù se conserva el cuerpo del beato Giacomo Salomoni (7 en el plano), que vivió en Venecia entre el siglo XIII y XIV.


Altar de la cappella dei Nome di Gesù con el cuerpo del beato Giacomo Salomoni


Ante la capilla se encuentra la lápida sepulcral de Alvise Diedo (8 en el plano), que en 1453 liberó del puerto de Constantinopla a toda la flota veneciana y la trajo de vuelta a la República.


Lápida sepulcral de Alvise Diedo


El espectacular Mausoleo de la Familia Valier (9 en el plano) fue proyectado por Andrea Tirali. Se organiza con cuatro pares de columnas corintias de mármol negro tras las que destaca un cortinaje amarillo también realizado en mármol, sostenido por cuatro ángeles y que sirve de telón para las esculturas del doge Bertuccio Valier, realizada por Pietro Baratta, flanqueado por su hijo, el doge Silvestro, realizada por Antonio Tersia, y la esposa de éste, Elisabetta Querini, realizada por Giovanni Bonazza.


Mausoleo de la Familia Valier


El monumento se completa con las Alegorías de la Sabiduría y la Abundancia en los intercolumnios, con la Virtud coronada en el centro, bajo los difuntos, y un zócalo con los altorrelieves del Tiempo, el Valor ante lo desconocido, la Paz, la Constancia, la Caridad y la Mansedumbre, flanqueando el de la Alegoría de la Victoria en la batalla de los Dardanelos de Marino Groppelli, pues el monumento también conmemora el fin de la Guerra contra el Imperio Turco durante el gobierno de Bertuccio Valier, el 26 de junio de 1656, día de los santos Giovanni y Paolo, cuando Lazzaro Mocenigo acabó con la flota enemiga, penetró en el estrecho de los Dardanelos y consiguió la gloriosa victoria para Venecia a costa de su propia muerte.


Virtud coronada


Alegorías, de derecha a izquierda, del Tiempo, el Valor ante lo desconocido y la Paz


Alegoría de la Victoria en la batalla de los Dardanelos

En el transepto de la Epístola, bajo la espectacular ventana gótica que todavía conserva la vidriera, se encuentra el Monumento a Dionigi Naldi da Brisighella (10 en el plano), condottiero al servicio de Venecia contra la Liga de Cambrai, muerto en 1510.



En el lateral derecho está el Monumento al condottiero Niccolò Orsini (11 en el plano), atribuido a Antonio Minello, con estatua ecuestre de madera dorada del capitán de infantería paduano que luchó con la República contra la Liga de Cambrai, de autor desconocido, flanqueado por dos Virtudes de Tullio Lombardo.


Monumento al condottiero Niccolò Orsini


Ya en la zona absidial, primero nos encontramos con la cappella del Crocifisso, que era la sede de la Scuola di San Girolamo, que se ocupaba de los condenados a muerte, enterrados en un cementerio en la zona exterior de este ábside. A la derecha está el Monumento al barón Odoardo Windsor (12 en el plano), muerto en 1574, atribuido al Vittoria; y a la izquierda un sarcófago trecentista, quizá de Paolo Loredan (13 en el plano).


Cappella del Crocifisso, con el Monumento al barón Odoardo Windsor a la derecha y un sarcófago trecentista a la izquierda


En cappella absidale della Maddalena, a la derecha está el Monumento a Vittor Pisani (14 en el plano), que recuerda el triunfo de Venecia sobre Génova en la batalla de Chioggia en 1380, aunque sólo la estatua del difunto es original, pues fue reconstruido en 1920, cuando se trasladó desde la destruida iglesia de San Antonio a Castello; y a la izquierda están el sepulcro de Marco Giustiniani della Bragola (15 en el plano), del siglo XIV y el Monumento al pintor Melchiore Lanza (16 en el plano), una pirámide sepulcral con una estatua de la Melancolía de Melchior Barthel.


Monumento a Vittor Pisani


Detalle del Monumento al pintor Melchiore Lanza


Y terminamos esta primera entrada sobre los monumentos fúnebres de la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo con el impresionante presbiterio. Ante su primer escalón se encuentran las tumbas de diez obispos dominicos que vivieron en el convento, y la segunda a la izquierda de la primera fila es la de fray Antonio Corner (17 en el plano), que fue quien consagró la iglesia en 1430.


A la derecha se encuentra el Monumento al doge Michele Morosini (18 en el plano), fallecido en 1382. Es un arcosolio con arco apuntado enmarcado por gablete con un Salvador y que contiene un yacente sobre urna sepulcral sostenida por dos ángeles, del taller de Pierpaolo y Jacobello dalle Masegne, y un tímpano con un mosaico con un Calvario de comienzos del siglo XV en el que también aparecen el doge y su esposa, orantes ante la cruz y presentados, respectivamente, por los santos Miguel y Juan Evangelista. Todo ello está enmarcado por torrecillas poligonales con dos cuerpos con nichos que acogen figuras de santos y rematadas por sendos templetes con una Anunciación.


Monumento al doge Michele Morosini


Al lado está el Monumento al doge Leonardo Loredan (19 en el plano), fallecido en 1521, se data en 1572. La arquitectura, organizada mediante un cuerpo de columnas corintias y ático, es de Giovanni Girolamo Grapiglia, con la escultura del difunto, sentado, de Girolamo Campagna. El resto de la labor escultórica es de Danese Cattaneo, discípulo de Jacopo Sansovino, con las alegorías de Venecia y la Liga de Cambrai flanqueando al doge y la Abundancia y la Paz en los intercoluminos. El difunto luchó en 1508 en la guerra contra la Liga de Cambrai, de ahí que su alegoría aparezca en su tumba.


Monumento al doge Leonardo Loredan


En la pared de la izquierda está el Monumento del doge Andrea Vendramin (21 en el plano), fallecido en 1478, obra de Tullio Lombardo según diseño de Alessandro Leopardi, en el presbiterio desde 1817, trasladado desde la desconsagrada iglesia de Santa Maria dei Servi. Muestra una composición clásica, con basamento decorado con frutos, ángeles, y animales fantásticos y tres calles, con un arco en la central en cuyo tímpano aparece un relieve de la Virgen con el doge y su hijo orantes, presentados por los santos Andrés y Teodoro, estatua del yacente sobre catafalco sostenido por dos águilas que flanquean un tondo alado, rodeado de tres adolescentes con velas, todo ello sobre una urna con las Virtudes Teologales y Cardinales. En las calles laterales aparecen dos guerreros ataviados a la romana bajo sendos medallones con los temas mitológicos de Neinira y Nesso y Perseo y Medusa, y una Anunciación a la altura del arco.


Monumento del doge Andrea Vendramin


En los extremos del conjunto figuran las estatuas de las santas María Magdalena y Catalina pero no son las originales, sino que sustituyen a una pareja de Adán y Eva, hoy en el Metropolitan de Nueva York y en el Palazzo Vendramin respectivamente.


A su lado se encuentra el Monumento al doge Marco Corner (20 en el plano), fallecido en 1368, con el yacente bajo templetes trilobulados con una Virgen con Niño en el centro flanqueada por los santos Pedro y Pablo, obras del taller de Nino Pisano, que firma la figura de San Pedro.


Monumento al doge Marco Corner


Y aquí termina el paseo por los monumentos fúnebres del lado de la Epístola y del altar mayor de la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo. Podéis seguir el recorrido por los no menos espectaculares del monumentos del lado del Evangelio y saber más sobre la basílica y otras obras de arte que alberga, además de la cappella del Rosario, inolvidable, y la sacristía.

Otros artículos de VENECIA en Viajar con el Arte:

Basilica dei Santi Giovanni e Paolo
Monumentos fúnebres del lado del Evangelio en la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo
San Giorgio Maggiore
Iglesia de San Sebastiano
Iglesia de San Zaccaria
Iglesia de San Giacomo da l’Orio
Basilica di Santa Maria Gloriosa dei Frari
Monumentos fúnebres en Santa Maria Gloriosa dei Frari
Monasterio de San Michele in Isola
Cementerio de San Michele in Isola
Andrea Palladio
Mauro Codussi

Otros artículos de ARTE FUNERARIO:

Claustro de la Catedral Vieja de Salamanca
Cimitero delle Porte Sante de San Miniato al Monte de Florencia
Cimitero Monumentale de Milán

Notas:

(1) http://www.veneziasi.it/it/quartieri-di-venezia
(2) http://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Santi_Giovanni_e_Paolo_(Venice)?uselang=it

Fuentes:

PAVANELLO, G. (ed.), La Basilica dei Santi Giovanni e Paolo. Pantheon della Serenissima, Venezia, ed. Marcianum Press-Fondazione Giorgio Cini, 2012.
http://www.basilicasantigiovanniepaolo.it/it/basilica/storia.html
http://it.wikipedia.org/wiki/Basilica_dei_Santi_Giovanni_e_Paolo_(Venezia)
http://www.churchesofvenice.co.uk/castello.htm#sanzanipolo

2 comentarios:

nacho san marcos dijo...

Impresionante Santi Giovanni e Paolo. Pero aún más tu descripción arquitectónica y histórica de todos los Monumentos fúnebres del formidable interior de la Iglesia. Mis preferencias son los de la Contrafachada nºs 2,3 y 4, y las nºs 19 y 21 del Presbiterio. No obstante todo el conjunto es extraordinario, y sin duda iré a verlo en cuanto tenga ocasión de volver a Venecia. Como no hay mayor tesoro que la cultura, te agradezco muchísimo, Sira, tanta generosidad por transmitirnos este caudal de conocimiento.

Sira Gadea dijo...

Muchas gracias a ti, Nacho. Me emociona poder "descubrirte" alguna que otra maravilla por ahí "perdida". Es Venecia, que es así, que te asombra a cada vuelta de esquina, que cada iglesia te transporta a otro mundo, al de la serenidad de la belleza. Supongo que lo mismo pasará con muchos edificios civiles por ahí perdidos, palacios que no dejan adivinar lo que esconden tras sus fachadas; pero, por ahora, no he tenido acceso a ellos ni creo que pueda tenerlo. No importa, lo que la ciudad me ofrece ya me llena por completo. Un abrazo y espero tu próximo comentario.