Translator

lunes, 17 de junio de 2013

Cappelle Contarini, Basso-Sagredo y Grimani de San Francesco della Vigna de Venecia

Todas las capillas de San Francesco della Vigna fueron diseñadas por Jacopo Sansovino en 1532 con la misma estructura, de planta cuadrada, con elementos sustentantes en piedra gris y paramentos en blanco, en concordancia con el resto de la iglesia y siguiendo las estrictas directrices marcadas por Francesco Zorzi, monje franciscano y pensador de formación platónica y con profundos conocimientos de la cábala hebraica que en 1525 había publicado Harmonia mundi totius.

Detalle de la decoración barroca de la cappella Basso-Sagredo

Pero con el paso del tiempo, casi todas fueron modificadas, destacando tres de ellas respecto de las otras por su espectacularidad: las cappelle Contarini, Basso-Sagredo y Grimani.

Plano con la ubicación de las capillas más destacadas. Las indicaciones son mías (1)

La cappella Contarini, la tercera de la Epístola, está dedicada a San Francisco de Asís y fue adquirida por Giovanni Contarini en 1536. Destaca del resto por el uso de mármoles de distintos colores y piedra de Istria y su cubierta con bóveda de medio cañón de falsos casetones muy decorativos.

Falsos casetones de la bóveda de la cappella Contarini

En las paredes laterales aparecen los monumentos funerarios gemelos de los dogi Alvise y Francesco Contarini, con bustos de Antonio Gai a comienzos del siglo XVIII.

Monumento a Alvise Contarini

En cuanto al altar, es una clásica composición con columnas de mármol negro con frontón triangular y labor escultórica con un ángel y las alegorías de la Justicia y la Prudencia realizadas en estuco enmarcando una Virgen en Gloria con santos de Palma el Joven. La lápida sepulcral en el pavimento indica la ubicación de un osario.

Altar de la cappella Contarini

Justo enfrente está la cappella Basso-Sagredo, la tercera del Evangelio, financiada por los hermanos Alberto y Giovanni Basso a mediados del siglo XVI y dedicada a san Gerardo Sagredo. Pero cuando en 1663 la capilla pasó a propiedad de la familia Sagredo, descendientes del mártir de Hungría a la que está dedicada, fue transformada en una de las más suntuosas de la iglesia, con trazas de Tomasso Temanza y un concepto barroco en el que la luz, procedente del lucernario de una cúpula abierta en la cubierta, se conforma como elemento clave para configurar el espacio, creando reflejos y transformando las formas plásticas.

Cappella Basso-Sagredo

El altar es de mármol de Carrara sobre el que destaca el frontal de intarsia de distintas piedras polícromas de Benedetto Corberelli. Está presidido por la estatua de san Gerardo Sagredo y coronado por una Virgen con Niño flanqueada por dos ángeles músicos, todos de Andrea Cominelli.

Frontal de intarsia

Estatua de san Gerardo Sagredo

Detalle de la parte superior del altar y de las pechinas pintadas con San Mateo y San Marcos

En la pared de la derecha se ubica el monumento funerario al doge Nicolò Sagredo, fallecido en 1743, con busto de Antonio Gai. Y en el luneto superior, frestoneado con guirnalda de estuco, se representan, en pintura imitando relieve, las Alegorías de tres Virtudes, de Giovanni Battista Tiepolo. En cuanto a la de la izquierda, presenta igual distribución, dedicada al doge Alvise Sagredo.

Monumento funerario del doge Alvise Sagredo

Monumento funerario del doge Nicolò Sagredo

Tondo con Tres Virtudes en uno de los lunetos laterales

El ámbito se cubre con cúpula sobre pechinas con el Tetramorfos, de Giovanni Battista Tiepolo, y muestra una Apoteosis de San Gerardo de Girolamo Pellegrini, fechada en 1741. En el pavimento se conserva la lápida sepulcral de la familia Basso, también un osario.

Cúpula de la cappella Basso-Sagredo, con la Apoteosis de San Gerardo y pechinas con el Tetramorfos

Lápida sepulcral de la familia Basso

Y por último, la cappella Grimani o de los Reyes Magos, la última del Evangelio. Fue subvencionada en 1537 por Vettor Grimani, procurador de San Marcos, como su capilla funeraria y la de su hermano Marino, pero a la muerte de ambos, el único hermano vivo, Giovanni Grimani, patriarca de Aquilea y quien patrocinó la Fachada de Palladio, se apoderó de ella y la convirtió en su propio panteón, encargándole su decoración al fresco a Giambattista Franco el Semolei, aunque Federico Zuccaro se encargó de concluirla.

El altar, reconstruido en 1883 por Fadiga, cuenta con una Epifanía al óleo de Federico Zuccaro fechada en 1564 y está flanqueado por sendos nichos avenerados con las esculturas de bronce de las alegorías de la Paz y la Justicia, de Tiziano Aspetti.

Altar con una Epifanía de Federico Zuccaro de 1564

El luneto superior representa una Resurrección de Cristo flanqueada por las escenas de Elías sanando al hijo de la viuda y Elías y el carro de fuego, todas del Semolei.

Detalle del luneto sobre el altar con la Resurrección de Cristo flanqueada por las escenas de Elías sanando al hijo de la viuda y Elías y el carro de fuego, todas del Semolei

En los frescos de la pared derecha se representan a San Juan Evangelista en Patmos y a San Agustín del Semolei, y en la pared izquierda aparece la Resurrección de Lázaro de Zuccaro.

La Resurrección de Lázaro de Federico Zuccaro

En cuanto a la bóveda de cañón, cuenta con una decoración a la romana, con alternancia de quince medallones cuadrados, con las siete Virtudes teologales y cardinales, y circulares, con las Virtudes humanas.

Bóveda de cañón decorada con Virtudes

Si todavía no os habéis paseado por el resto de maravillas de San Francesco della Vigna y queréis conocer la Fachada de Palladio y su intrincado significado, sólo os queda dar un pequeño “salto” dentro del blog.

Otros artículos de VENECIA en Viajar con el Arte:

Fachada de Palladio en San Franceco della Vigna
Monumentos fúnebres del lado de la Epístola y del lado del Evangelio de la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo 
Sacristía y cappella del Rosario de la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo

Notas:


Fuentes:

http://www.veneziamuseo.it/TERRA/Castello/Giustina/giust_cie_vigna.htm

5 comentarios:

Iconos Medievales dijo...

¿Cómo elegir dónde posar la mirada en un lugar repleto de belleza?

Sira Gadea dijo...

Es complicado. Yo al principio iba de allá para acá por toda la iglesia sin saber dónde pararme. Además, concretamente, dos de las capillas están enfrentadas, con lo que al ver una también se veía la otra. Pudimos recorrerla con tranquilidad, nosotros solos en todo el templo, metiéndonos por mil y un rincones y emocionándonos a cada paso. Una experiencia inolvidable. Muchas gracias por tu comentario, Iconos. Un abrazo artístico.

Ramón Muñoz dijo...

Hola Sira, perdona por la intromisión, pero en el comentario indicas que todas las capillas estan en el lado del Evangelio y alguna habrá digo yo, en el lado de la Epístola, pues están enfrentadas. Ya sé que ha sido un lapsus pero te lo digo para que lo rectifiques. Como siempre me encantan tus explicaciones y te deseo un Feliz Año 2015 para que sigas dándonos esas lecciones de arte. Un afectuoso abrazo.
Ramón Muñoz

Sira Gadea dijo...

Efectivamente, tienes toda la razón, Ramón, la cappela Contarini está en el lado de la Epístola, como bien se ve en el plano. Muchas gracias por avisarme. Lo leo y releo tantas veces que esas cosas tan evidentes se me pasan. Ahora mismo lo corrigo. Un abrazo.

Pdt: siempre que veas alguna cosa así, no dudes en comentármelo; de intromisión nada. No puedo más que agradecerlo.

Sira Gadea dijo...

Ah... Y Muy Feliz Año también para ti. Que todos sigamos disfrutando y emocionándonos con el arte, pues es una fuente infinita.