El Salvador del Museo del Greco

Hoy, con gran ilusión, inauguro una nueva sección en la que os presentaré obras de arte sugeridas por vosotros mismos, lo que os ha emocionado, con lo que os habéis quedado sin habla, lo que os gustaría volver a ver una y mil veces.

Empiezo con una sugerencia de mi amigo Juan Carlos Merelo, con el que tanto comparto, compañero de muchos buenos momentos y alguna que otra fatiga. Es una fotografía que él mismo tomó de este maravilloso cuadro hace pocos meses, en su última visita a Toledo.

IMG-20130314-WA0001 (1)
Domenico Thotocópoli “el Greco”. El Salvador (fragmento). 1610-1614, óleo sobre lienzo, 100’40 x 80’20 cm, Museo del Greco, Toledo (1)


Este Salvador forma parte de un Apostolado, un ciclo que el pintor repitió varias veces en su vida, uno de los conjuntos más singulares de su producción tardía. Se compone de trece lienzos, incluyendo a San Pablo, seis mirando hacia la derecha y otros seis a la izquierda, todos centrados en esta icónica imagen. Aunque su procedencia no está muy clara y hasta hace poco se creyó que habían pertenecido al Hospital de Santiago de Toledo, desde donde, tras las desamortizaciones, habrían pasado a la iglesia de San Pedro Mártir y de ahí al Museo Provincial que se estableció en el monasterio de San Juan de los Reyes, las últimas investigaciones parecen apuntar a una donación de Manuel Marcelino Rodríguez, cura párroco de la iglesia de San Lucas, al Asilo de Pobres de San Sebastián, fundado en 1834.

La figura remite al Pantocrátor, tema recurrente de la iconografía cristiana medieval que en esta época prebarroca hay que poner en relación con encargos más pequeños destinados a la devoción particular, y que en manos de El Greco, que nos muestra una canónica imagen frontal de Cristo bendiciendo con la mano derecha a la manera griega y apoyando su brazo izquierdo en el globo del mundo, se conforma como una versión mucho más libre y personal, atrapando al espectador gracias a su majestuosidad y a esa penetrante mirada de extremada expresividad. 

Juan Carlos Merelo nos lo transmite así: “Siempre me impresionó la sencillez de la composición, la serenidad que transmite el rostro y el gesto, la belleza de los colores, con las particularidades propias del genio del Greco nos reencontramos con la espiritualidad de su época.”

Otras entradas de TOLEDO en viajar con el arte:

Hospital de Santa Cruz y su Museo de Santa Cruz
Capilla de San Blas
Iglesia de San Román y su Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda
Monasterio de San Juan de los Reyes
Iglesia de San Ildefonso
Don Pedro Tenorio
Don Pedro González de Mendoza

Notas:

(1) Fotografía cedida por Juan Carlos Merelo

Fuentes:

http://museodelgreco.mcu.es/laColeccion/laSeleccionDelMuseo/noTePuedesPerder/pieza_01.html
http://ceres.mcu.es/pages/ResultSearch?txtSimpleSearch=El%20Salvador&simpleSearch=0&hipertextSearch=1&search=simpleSelection&MuseumsSearch=MGTO%7C&MuseumsRolSearch=28&listaMuseos=%5BMuseo%20del%20Greco%5D
http://museodelgreco.mcu.es/web/docs/folleto.pdf

Comentarios

nacho san marcos ha dicho que…
Me encanta la imagen de este Pantócrator, que aquí muestra una expresión menos dura, más cercana y amable, que en los modelos canónicos bizantinos. Por otra parte se le ve un aspecto más moderno y actual, no solo por los recortes de barba, pelo y bigote, si no también por la sedosa y brillante ropa que luce. Siempre me ha gustado la paleta de colores del Greco, que me recuerdan inevitablemente al Veronés
x
Si disfrutas con este blog, puedes colaborar en su mantenimiento. Tú decides cuánto quieres donar.

Entradas populares