La puerta de Andrea Pisano del Battistero di San Giovanni de Florencia

Después de que hace unos días nos recreáramos “recorriendo” el baptisterio de Florencia y sus magníficos mosaicos, todavía nos quedaba detenernos pausadamente en sus famosas puertas. Comenzaré por la de Andrea Pisano, la primera en ejecutarse.

Puerta sur del Battistero di San Giovanni de Florencia, con la catedral a la derecha

El edificio, que podría ser el resultado de una remodelación de otro paleocristiano con posteriores intervenciones, desempeñaría funciones de catedral hasta su conversión oficial en baptisterio en el primer tercio del siglo XII, tras lo que se decidió redecorarlo y el exterior, de piedra arenisca original, fue forrado de mármoles blancos de Carrara y verdes de Prato con un diseño geométrico. También se remodeló el interior y el pavimento.

Como en esa época el sacramento del bautismo sólo era aplicado dos veces al año, se decidió abrir tres portadas, orientadas hacia el norte, sur y este, para permitir el acceso de la multitud de fieles en una ciudad que ya contaba con más de treinta mil habitantes.

Organizadas con vano rectangular flanqueado por columnas de fuste liso y capiteles compuestos que soportan un sencillo entablamento, sus tres puertas de bronce se realizaron siguiendo un único programa iconográfico que buscó reflejar la Historia de la Humanidad y la Redención, como si de una Biblia se tratara. Su orden narrativo comienza con las historias del Antiguo Testamento en la puerta este, la última en incorporarse, la Vida de San Juan Bautista en la puerta sur, la primera, y la Vida de Cristo en la norte.

El encargo para una primera puerta partió del Arte di Calimala, patrón del baptisterio, el gremio más antiguo de la ciudad, del que derivaron todos los demás, como forma de competir con el Arte della Lana, patrón del Duomo, que en 1322 contrató al orfebre Piero di Jacopo para elaborar unas puertas de bronce que sustituyeran a las de madera. Pero como los resultados no estaban siendo los esperados, Jacopo fue enviado a Pisa para estudiar la Porta di san Ranieri realizada por Bonanno Pissano para el Duomo de la ciudad y se recurrió a Venecia para encontrar un artesano que supiera trabajar el bronce y arreglar las jambas, que ya habían sido fusionadas pero mostraban múltiples defectos, de ahí que el veneciano Leonardo d'Avanzo y su taller crearan unas nuevas.

En cuanto a los paneles, en 1330 se confió un nuevo diseño a Andrea d'Ugolino da Pontedera, conocido como Andrea Pisano, considerado el artista más importante de su época en la Toscana, orfebre, escultor y arquitecto. Pisano se inspiró en varias fuentes, como los mosaicos de la cúpula del propio baptisterio o las pinturas de la Capppella Peruzzi y la Cappella degli Scrovegni de Giotto para elaborar una puerta dedicada al Bautista, la advocación del baptisterio. La obra quedó terminada en 1336, con una solemne ceremonia de inauguración el 24 de junio, fiesta de san Juan, y en la parte superior hay una inscripción en la que se lee: "ANDREAS UGOLINI NINI DE PISIS ME FECIT A.D. M.CCC.XXX".

Puerta sur de Andrea Pisano (réplica, con la original en el
Museo del'Opera del Duomo) (1)

Desde que en el siglo XVI Giorgio Vasari afirmara en su obra Le Vite de' più eccellenti architetti, pittori, et scultori italiani que esta puerta de Pisano originalmente estuvo en el lado este, frente a la fachada occidental de la catedral, que él identificó como el lado más importante, y que en 1424 fue trasladada al lado sur para dar paso a las primera puerta de Ghiberti por ser está más importante al reflejar la Historia de Cristo y más bella porque ya se adecuaba al nuevo estilo renacentista, todas las fuentes han ido repitiendo este dato. Pero recientes investigaciones lo han puesto en cuestión dado que, por las medidas que tiene, no hubiera cabido en ese marco este. Además, hoy se sabe que el lado más importante del baptisterio fue precisamente el sur, pues por él entraban los padrinos con los niños antes de ser bautizados.

La puerta está dividida en veintiocho paneles dispuestos en siete filas de cuatro separados por marcos con alternancia de rosetas y pequeñas pirámides, que simulan los clavos de las puertas de madera, y cabezas de león en las esquinas, y que contienen formas mixtilíneas, acabando con el esquema habitual de paneles rectangulares del románico.

El “Ciclo de la Vida del Bautista” ocupa los veinte primeros paneles de ambas puertas empezando por arriba a la izquierda de la primera hoja.

Ciclo de la Vida del Bautista. Composición propia a partir de imágenes ajenas (1)

Las diez primeras escenas son el Anuncio a Zacarías del nacimiento de un hijo, Zacarías se vuelve mudo por dudar del anuncio dada la avanzada edad de su esposa, Isabel, la Visitación, el Nacimiento de san Juan Bautista, Zacarías escribe el nombre que hay que dar al niño, San Juan Bautista en el desierto, la Predicación a los fariseos, San Juan muestra a Cristo como el Mesías, el Bautismo de los seguidores y el Bautismo de Cristo.

Anuncio a Zacarías del nacimiento y un hijo y Zacarías se vuelve mudo por su incredulidad (1)

Visitación y Nacimiento del Bautista (1)

Zacarías escribe el nombre que hay que darle a su hijo y  San Juan Bautista en el desierto (1)

El Bautista predicando y El Bautista mostrando a Cristo como el Mesías (1)

Bautismo de los fieles y Bautismo de Cristo (1)

La historia se continúa en la segunda hoja con San Juan le reprocha a Herodes Antipas su matrimonio con Herodías, primera esposa de su hermano Filipo, el Encarcelamiento de san Juan Bautista, la Visita de sus discípulos, el Milagro de Jesús sanando a unos cojos, la Danza de Salomé, la Decapitación del Bautista, la Presentación de la cabeza del Bautista a Herodes, la Presentación de la cabeza a Herodías, el Transporte del cuerpo del santo y el Entierro de san Juan.

El Bautista le reprocha a Herodes su matrimonio con Herodías y encarcelamiento del Bautista (1)

Visita al Bautista en le cárcel y Cristo y el milagro de la curacíón de un cojo (1)

Danza de Salomé y Decapitación del Bautista (1)

Salomé le muestra la cabeza del Bautista a Herodes y Salomé le muestra la cabeza del Bautista a Herodías (1)

Transporte del cadáver del santo y Entierro del Bautista (1)
Las escenas muestran un estilo sobrio y refinado con influencias del arte clásico, de Giotto y del gótico francés, y aunque todavía no hay relación entre las figuras y el espacio, sí se aprecia un nuevo equilibrio y la plasticidad característica de los escultores de la Toscana.

En cuanto a los ocho registros más bajos, en la izquierda se representan la tres Virtudes Teologales, Esperanza, Fe y Caridad, más la Humildad, y en la derecha están las cuatro Virtudes Cardinales, Fortaleza, Templanza, Justicia Prudencia.

Esperanza y Fe (1)

Caridad y Humildad (1)

Fortaleza y Templanza (1)

Justicia y Prudencia (1)

Las jambas que hoy tiene esta portada no son las originales, pues a mediados del siglo XV Lorenzo Ghiberti, quizá como homenaje y reconocimiento a Pisano, diseñó unas nuevas con plantas y animales relacionados con conceptos de fertilidad y salvación que parten de unos jarrones a modo de cornucopias sostenidos por Adán y Eva que culminan en unos putti en los ángulos y que conforman un complejo mensaje teológico relacionado con el pecado y la salvación y con valores de la República, aludiendo a la abundancia en relación al bautizo de los niños, con la infancia concebida como el futuro de la sociedad florentina y la esperanza de vida y de riqueza para la ciudadanía.

Adán y Eva en las jambas de la puerta sur del baptisterio de Florencia (1)

Putto en una esquina de la jamba (1)

La ejecución de las mismas, ya fallecido Ghiberti, corrió a cargo de su taller bajo la dirección de su hijo Vittorio y con la participación del Pollaiuolo, Rossellino o el Verrocchio, artistas esenciales en el desarrollo del arte renacentista de la segunda mitad del siglo XV.

Detalle de la labor de las jambas (1)

El conjunto se completa con un grupo escultórico sobre la puerta realizado por Vicenzo Danti en 1571 con Salomé, el Bautista y el verdugo en el momento de la ejecución. Fue restaurado en 2008 y desde entonces se conserva en el Museo dell'Opera del Duomo, sustituido en el baptisterio por una copia.

Conjunto escultórico de la Decapitación del Bautista en el Museo dell'Opera del Duomo

Otros artículos de FLORENCIA en Viajar con el Arte:

Las Puertas de Ghiberti en el Battistero di San Giovanni de Florencia

Imágenes ajenas:


Fuentes:

Comentarios

Entradas populares