Translator

miércoles, 8 de mayo de 2013

Monumentos fúnebres del Evangelio en la basílica dei Santi Giovanni e Paolo, en Venecia

Ya hemos visto la Basilica del Santi Giovanni e Paolo y los monumentos fúnebres del lado de la Epístola, el llamado “Pantheon della Serenissima”, donde reposan los restos de veinticinco de sus dogi además de los de otros ilustres personajes estrechamente relacionados con la historia de la ciudad, un tempo que compite, en este sentido y en otros muchos, con Santa Maria Gloriosa dei Frari, el otro gran panteón veneciano.


Ahora nos queda un reposado paseo por los no menos espectaculares monumentos del lado del Evangelio, y para ello comenzamos por donde lo habíamos dejado, a partir del ábside mayor.


Presbiterio la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo


Planta de la basílica publicada tomada de PAOLETTI, P., L’architettura e la scultura del Rinascimento a Venezia, Venezia, 1893. Las indicaciones son mías



El primer ábside del Evangelio conforma la cappella della Trinità, con el Monumento a Andrea Morosine (22 en el plano), general de los ejércitos venecianos a mediados del siglo XIV y el Monumento a Pietro Cornaro (23 en el plano), de fines de ese siglo.


Y el siguiente es la capella Cavalli o de San Pío V. A la derecha está el Monumento a Jacopo Cavalli (24 en el plano), muerto en 1384, obra de Paolo Dalle Masegne, con el yacente con la cabeza apoyada en un león y un mastín a los pies sobre urna con los símbolos de los Evangelistas y cuatro ángeles. El gran fresco de la pared data de la segunda mitad del siglo XVI y fue realizado por Lorenzo Vecellio, familiar del taller de Tiziano.


Monumento a Jacopo Cavalli


En la pared izquierda está el sarcófago del doge Giovanni Dolfin (25 en el plano), muerto en 1361, obra trecentesca de Andrea da San Felice, con Jesucristo entronizado con el doge y su esposa orantes en el centro, una Anunciación en los extremos y las escenas de la Adoración de los Magos y la Dormición de la Virgen entre medias. Sobre la urna figura un cuadro con el Milagro de la mula de San Antonio de Padua de Giuseppe Heintz.


Sarcófago del doge Giovanni Dolfin


Ya en el transepto del Evangelio, el monumento al doge Antonio Vernier (26 en el plano) se ubica sobre la puerta de la cappella del Rosario.


Vista del transepto del Evangelio desde el de la Epístola, ocupado por las sepulturas de la familia Vernier


Monumento al doge Antonio Vernier


A la derecha se encuentra la Estatua de bronce de Sebastiano Vernier (27 en el plano), almirante de la armada veneciana vencedor en la Batalla de Lepanto contra los turcos, con un monumento inaugurado en 1907, cuando los restos del doge fueron trasladados aquí desde la iglesia de Santa Maria degli Angeli de Murano. Y a la izquierda está el Monumento a la dogaressa Agnese Vernier y su hija Orsola (28 en el plano).


Estatua de bronce de Sebastiano Vernier


Monumento a la dogaressa Agnese Vernier y su hija Orsola


Además, en el testero oriental de este brazo del crucero, se encuentra el Monumento a Leonardo Prato (29 en el plano), comandante de la infantería veneciana muerto en la defensa de Padua contra la Liga de Cambrai en 1511, en la que destaca la escultura ecuestre dorada del difunto, obra de Lorenzo Bregno.


Monumento a Leonardo Prato


Si continuamos por la nave del Evangelio hacia los pies de la basílica, sobre la entrada a la sacristía está el Monumento a Palma Il Giovane (30 en el plano), muerto en 1628, erigido por él mismo para él, su padre, Palma il Vecchio, y Tiziano. Las trazas son de Vicenzo Scamozzi, Jacopo Alberelli esculpió los bustos de los Palma y el de Tiziano se atribuye a Alessandro Vittoria. La pintura representa una Alegoría de la Fama.


Monumentos fúnebres de la nave del Evangelio desde el crucero de la Epístola


Monumento de Palma el Joven sobre la puerta de la sacristía


A continuación nos encontramos con el Monumento del doge Pasquale Malpiero (31 en el plano), obra de Pietro Lombardo de fines de la década de 1460, con mezcla de elementos góticos y clasicistas, con una menuda decoración propia de las tumbas venecianas del Trecento.


Se estructura con pilares y entablamento que sustenta un arco de medio punto conformando un nicho en el que aparece el yacente sobre un sarcófago sostenido por dos grifos que encuadran un tondo alado. En el tímpano aparece un Cristo muerto sujetado por ángeles y en la clave y los extremos se representan la Justicia, la Abundancia y la Paz, con tondos superiores con los escudos de armas y el león de San Marcos.


Monumento del doge Pasquale Malpiero


El Monumento al senador Giambattista Bonzi (32 en el plano), fallecido en 1518, se atribuye a Gian Maria Mosca. Muestra una urna con las virtudes de la Templanza, la Esperanza, la Justicia y la Caridad, habiéndose perdido las otras tres cuando el conjunto fue trasladado de la pared de enfrente para erigir allí el de Valier.


Justo debajo hay dos arcosolios de medio punto flanqueados por las estatuas de los santos Tomás de Aquino y Domingo, atribuidas a Antonio Lombardo. En el primer arcosolio está la Tumba de Alvise Trevisan (33 en el plano), muerto en 1528, estudioso y benefactor que donó al convento dominico su valiosa biblioteca. Se cree obra de Gian Maria Mosca. En el segundo, está la Tumba del doge Michele Steno (33 en el plano), fallecido en 1413, trasladado a este emplazamiento en 1811 tras la demolición de la iglesia de Santa Marina.


Dos arcosolios con las tumbas de Alvise Trevisan y el doge Michele Steno, y por encima el Monumento al senador Giambattista Bonzi


Llama la atención el Monumento ecuestre del general Pompeo Giustiniani (34 en el plano), realizado en madera dorada, obra del siglo XVII de Francesco Terillio da Feltre.


Monumento ecuestre del general Pompeo Giustiniani


A continuación nos encontramos con el Monumento del doge Tommaso Mocenigo (35 en el plano), fallecido en 1423, que se fecha en la primer mitad del siglo XV y combina elementos góticos y renacientes, indicando influencias donatellianas, sobre todo en el guerrero adelantado en la esquina izquierda del sarcófago, con afinidades con el famoso San Jorge de Donatello, firmada por el florentino Pietro di Maestro Nicolò Lamberti y el fiesolano Giovanni di Martino. Una característica típica veneciana es el alto baldaquino sujetado por ángeles y rematado por un florón flanqueado por dos leones rampantes sobre el que aparece la Justicia. Acoge al yacente sobre sarcófago decorado con virtudes y cuenta con un marco arquitectónico con seis nichos avenerados con esculturas de santos que recuerdan a un retablo.


Monumento del doge Tommaso Mocenigo


El Monumento al doge Nicolò Marcello (36 en el plano) fue construido por Pietro y Tullio Lombardo a fines del siglo XV y muestra una derivación más evidente que en el Monumento a Pietro Mocenigo de los arcos de triunfo, organizado mediante tres calles separadas por columnas exentas que soportan un arco semicircular con enjutas con medallones similares a los del Arco de Augusto en Rimini, tímpano con una Virgen entronizada con el doge orante presentado por San Marcos en un lado y San Teodoro en el otro y sarcófago con yacente, todo ello flanqueado por Virtudes en nichos avenerados en la parte de abajo y adintelados en la de arriba y rematado por el Padre Eterno bendiciendo.


Monumento al doge Nicolò Marcello


Detalle de una de las Virtudes del Monumento al doge Nicolò Marcello


El Monumento ecuestre a Orazio Bablioni (37 en el plano) rinde homenaje a un general perugino al servicio de Venecia muerto en 1617.


Monumento ecuestre a Orazio Bablioni, con el trono y el palio en el que se sentaba el doge cuando asistía a las ceremonias solemnes que tenían lugar en la basílica, aunque no estaba ubicado aquí sino en el crucero de la Epístola


Detalle de la escultura ecuestre


A continuación está el Monumento a los hermanos Attilio y Emilio Bandiera y a Domenico Moro (38 en el plano), héroes del Risorgimento italiano fusilados en julio de 1844 y cuyos restos fueron trasladados aquí en 1867. Realizado por Augusto Benvenuti, muestra una sencilla pirámide con un relieve que porta una corona vegetal.


Monumento a los hermanos Attilio y Emilio Bandiera y a Domenico Moro


Detalle del relieve


Y para terminar este fantástico recorrido, parte esencial del arte funerario veneciano, qué mejor que hacerlo con el Altar de Verde Scaligera (39 en el plano), marquesa de Ferrara, trasladado a este emplazamiento desde la iglesia dei Servi. Es obra de Guglielmo dei Grigi en 1530, con una impresionante escultura de San Jerónimo realizada por Alessandro Vittoria en 1576 en sustitución de la Magdalena que está en la segunda capilla absidial de la Epístola. El relieve con la Asunción de María también es de Vittoria.


Altar de Verde Scaligera


Escultura de San Jerónimo del Vittoria


Si todavía os quedan ganas de más, la propia Basilica dei Santi Giovanni e Paolo, con su espectacular cappella del Rosario, con obras del Veronese, y su sacristía, además de altares como el Políptico de San Vicente Ferrer de Giovanni Bellini, merece, de todas todas, una entrada aparte.

Otros artículos de VENECIA en viajar con el arte:

San Giorgio Maggiore
Iglesia de San Sebastiano
Iglesia de San Zaccaria
Iglesia de San Giacomo da l’Orio
Basilica dei Santi Giovanni e Paolo
Monumentos fúnebres de la Epístola en la Basilica dei Santi Giovanni e Paolo
Basilica di Santa Maria Gloriosa dei Frari
Monumentos fúnebres en Santa Maria Gloriosa dei Frari
Monasterio de San Michele in Isola
Cementerio de San Michele in Isola
Andrea Palladio
Mauro Codussi

Otros artículos de ARTE FUNERARIO:

Claustro de la Catedral Vieja de Salamanca
Cimitero delle Porte Sante de San Miniato al Monte de Florencia
Cimitero Monumentale de Milán

Fuentes:

PAVANELLO, G. (ed.), La Basilica dei Santi Giovanni e Paolo. Pantheon della Serenissima, Venezia, ed. Marcianum Press-Fondazione Giorgio Cini, 2012.
http://www.basilicasantigiovanniepaolo.it/it/basilica/storia.html
http://it.wikipedia.org/wiki/Basilica_dei_Santi_Giovanni_e_Paolo_(Venezia)
http://www.churchesofvenice.co.uk/castello.htm#sanzanipolo